Veranos en febrero

En verano hace calor ─mucho calor, dependiendo de la zona─ y en invierno hace frío ─mucho frío, dependiendo de la zona─. El otoño empieza suave y se va endureciendo, mientras que la primavera se presenta ─en España─ como versión light de la época estival. Y ha sido así por los siglos de los siglos. Con…

Anuncios

Al fin y al Cabo

Pues sí. Estoy en Ciudad del Cabo. Sudáfrica. África. O lo que es lo mismo: la otra puta punta del mundo ─casi de forma literal─. El momento que parecía no llegar. El vuelo tantas veces mirado y tan pocas veces ─una, en realidad─ comprado. Llevo unos días pero lo que me esperan son unos años.…

Mirando a Lituania

Calle de Julio Antonio nº3. Frente a Plaza de España y justo encima de la discoteca Indiana. En el primer piso de ese portal ondea una bandera de Lituania junto a la de la Unión Europea. Al acercarte puedes ver un pequeño escudo en cobre y un letrero que indica lo que se adivina de…

Navidad Internacional

El año pasado fue la primera vez -algo me dice que no última- que pasé la Navidad fuera de casa. No solo eso: estaba a más de 2.000 kilómetros de distancia de casa, sin ningún español en la ciudad -o alrededores, me atrevería a decir- y en un país -Macedonia- que ni siquiera era católico.…

La lotería

Se acerca el 22 de diciembre. El sorteo de Navidad. El día de esto es para tapar agujeros, de yo aunque me tocara seguiría trabajando. El de sabía yo que este año acababa en 5, el del amigo que conoce al cuñado del primo de un compañero de trabajo al que le ha tocado premio. El…

Un australiano en Lituania

Al protagonista de esta historia lo conocí una noche bajo cero, en un céntrico pub de Vilnius, capital de Lituania. Situado junto a la mesa de mezclas, se movía vagamente al ritmo de la música, sosteniendo su bebida con su mano derecha. Esa noche hablé con muchos desconocidos -desde Lituania hasta Malasia; desde Irán hasta Murcia;…

Día Internacional del Voluntariado

Hay días para todo. Literalmente, quiero decir. De pequeño, me quedaba ensimismado cada vez que comía en casa de mi abuela y veía ese calendario que, bajo el reloj de cocina, presentaba la onomástica de cada fecha. Era fácil contar dos, tres o incluso cuatro santos en un mismo día. Multiplica por 365 y el…