El día que descubrí Whatsapp

Hay anécdotas sin ninguna importancia en tu vida que, sin embargo, se te quedan guardadas en la memoria. Otras no; y así vamos viviendo. La de hoy entra en el primer grupo. Recuerdo que hacía sol ─calor, incluso─ y que estaba en una plaza bastante conocida de Castellón. Estábamos al final de segundo o tercero…

Trabajar en chándal

De pequeño, por lo que recuerdo, no tenía demasiadas aspiraciones profesionales. Un día quería ser pintor, al siguiente arquitecto, al otro futbolista, una semana más tarde escritor, a la otra presentador de las noticias. No tenía claro de qué quería trabajar. Pero sí tenía claro el cómo: En chándal Cómodo. Sencillo. No me importaba el…

Rutina en Muizenberg

Mi despertador debería sonar a las 7:35 de la mañana, pero desde hace un mes, no suena. ¿La razón? Siempre me despierto antes. No hay persianas y el amanecer entra antes por mi ventana. Me levanto ligero, sin sensación de sueño. Bebo un par de tragos de agua, descorro la cortina y dejo que ese…

Sobre anoche

Anoche me enamoré. No recuerdo su nombre, pero sí su sonrisa. Su pelo largo, castaño y clareado por el sol; sus ojos color ambar, su sudadera. Hablé con ella, su hermano y el amigo de estos sobre mil temas, de los cuales solo recuerdo uno: el mar. Terminamos bebiendo en el bar de su familia,…

Vivirlo, disfrutarlo, sufrirlo

Hace unos años, me dio por escribir relatos cortos. Empecé muchos, pero terminé muy pocos. Y pronto descubrí el problema: aunque tenía un esquema básico de la historia, esta ocurría mientras estaba escribiendo. Y siempre llegaba un punto en el que sabía el final, o al menos intuía cómo podía terminar. Y entonces, lo dejaba.…

Khayelitsha

En Khayelitsha no hay semáforos. Tampoco hay rotondas: los coches llegan a los cruces y se dejan pasar entre unos y otros según el orden de llegada. En gran parte de Khayelitsha tampoco hay electricidad ─legal─ ni agua corriente. La primera la consiguen los más afortunados pinchando alguno de los puntos de luz que existen en…

Sábado en California

Camiseta blanca ancha, con un paisaje tropical en el centro; pantalones grises de baloncesto; zapatillas de deporte y gorra negra. Hace sol. Y una temperatura que se escapa al concepto del invierno. De camino, me compró un bagel con huevos revueltos, salmón y champiñón para llevar, acompañado de un zumo de naranja recién exprimido. Llego a…